CO13/5124

(1) 244 4521
(1) 269 6200
(1) 269 6201
(1) 268 5439
BLOG

¿Cómo regular el pH de una piscina?

Se considera que el pH de una piscina es ácido cuando es menor de 2 y alcalino cuando es mayor de 6.

La higiene de las piscinas es algo de gran importancia, al igual que mantener un pH regular que evite la aparición de microorganismos y garantice la salud de los bañistas, por eso, hoy en Amoquímicos le decimos cómo mantener el pH adecuado.

Utilizar sustancias químicas en las piscinas es indispensable por muchas razones, entre ellas, la salubridad del agua y evitar la aparición de bacterias y microorganismos. Sin embargo, estas adiciones pueden desequilibrar el pH del agua generando riesgos para la salud humana. Por esa razón, se debe entender la importancia de regular este indicador, qué papel juegan otras sustancias como la soda caustica para piscinas y qué estrategias implementar para cumplir con las medidas de seguridad en el funcionamiento de estos espacios.

¿Por qué es importante controlar el pH de las piscinas?

El pH es el índice de alcalinidad (acidez) del agua que, por lo general, debe situarse entre 7,2 y 7,6. Este indicador debe medirse en compañía del índice de cloro ya que de estos dos factores depende qué tan apta es el agua para el baño. Para muchos expertos, el valor ideal de cloro en el agua es de 1ppm (partes por millón) y de alcalinidad de 125 o 150 ppm.

Se considera que el pH de una piscina es ácido cuando es menor de 7,2 y alcalino cuando es mayor de 7,6. Los efectos en la salud de un bañista en una piscina con un pH ácido son picor y escozor en los ojos, la nariz y la piel, irritación de la garganta, aparición de eccemas, sequedad, carraspera, irritación, entre otros. 

Se considera que el pH de una piscina es ácido cuando es menor de 2 y alcalino cuando es mayor de 6.

Además, la acidez del agua puede tener un efecto directo el desgaste de las instalaciones de la piscina, especialmente en aquellas partes metálicas o de cemento que se pueden ver corroídas por el alto nivel de acidez. 

Las consecuencias de tener un pH superior a 7,6 se notarán más en el agua que en la salud de los bañistas. Aunque las personas que se bañen en un piscina alcalina tendrán síntomas como piel seca e irritada, el problema más grande será el mal estado del agua, que se tornará turbia, verdosa, tendrá un mal olor y facilitará la aparición de microbios, bacterias y algas. De esta forma, aunque se aumente el nivel de cloro para desinfectarla, nada se logrará si no se regula el pH.

¿Cómo regular el pH de una piscina?

Lo primero que necesitará para alcanzar nivel neutro de pH en el agua de la piscina será un medidor confiable que, además de permitirle medir este indicador, le dé la opción de conocer el nivel de cloro. Afortunadamente, en el mercado existen diversos tipos de kits para realizar esta labor. Una vez haya realizado el test de pH en el agua podrá tomar las medidas adecuadas en tanto si el agua es ácida o alcalina.

Si el pH de la piscina es alto, es decir, se encuentra por encima del 7,6, se considera que la piscina es alcalina. Para remediar el problema y devolver la neutralidad al agua, será necesario emplear un reductor de pH. Recuerde que cuando el pH es demasiado alto, el cloro deja de surtir efecto en el agua y se facilita la aparición de microorganismos y algas. Por esa razón, antes de agregar cualquier tipo de producto químico a la piscina, asegúrese de que el pH es neutral.

Si el pH de su piscina es ácido, es decir, es menor de 7,2, será indispensable emplear un incrementador. Para estos casos, los expertos recomiendan utilizar soda cáustica, un compuesto químico conocido por su alcalinidad. El pH de la soda cáustica es bastante básico y puede ayudar a regular la acidez del agua. Este es, de hecho, uno de sus usos más comunes en el mercado. Sin embargo, es importante tener en cuenta que se trata de un producto corrosivo que nunca puede usarse por encima de los 100 gramos por cada 10m3 de agua. De igual forma, deberá agregarse completamente diluido de acuerdo a las instrucciones del fabricante y siempre utilizando equipo de seguridad pertinente (gafas y guantes).

En estos casos, la venta de soda cáustica con el objetivo de regular el nivel de pH en las piscinas es muy común. Sin embargo, recuerde tomar todas las precauciones para asegurarse de que las aguas son seguras para su uso recreativo.

En Amoquímicos nos especializamos en la comercialización de productos químicos en Colombia y con nosotros usted podrá contar con un proveedor confiable de soda cáustica. Le ofrecemos este compuesto en forma líquida o escamas, en concentraciones de 48% mínimo para líquido y del 98% mínimo para la presentación en escamas. De igual forma, despachamos este producto a granel y en empaques plásticos.

Recuerde que contamos con nuestra propia flota de distribución con cobertura nacional para suplir su demanda de forma eficiente y cómoda. ¡Contáctenos hoy!

COMPARTIR